martes, 1 de marzo de 2011

Sigue el maleficio

No hay manera: Independiente no puede ganar en el torneo local. El equipo de Antonio Mohamed lleva 12 encuentros sin victorias y hoy, cuando el partido ante River moría en otro empate, Mariano Pavone aprovechó una falla compartida entre Carlos Matheu e Hilario Navarro para darle el triunfo a la visita, que quedó a un punto del Rojo en la tabla del descenso.

Independiente arrancó apenas mejor que su rival y a los 5 minutos tuvo la primera de riesgo: a Hernán Fredes le quedó la pelota en la puerta del área y remató fuerte, pero el disparo se desvió en un defensor local y pasó muy cerca del arco defendido por Leandro Chichizola.

River respondió a los 16, cuando Juan Manuel Díaz, quien atacó toda la primera etapa por el sector de Nicolás Cabrera, envió un centro pasado que Mariano Pavone conectó e Hilario Navarro tapó bárbaro.

A partir de ahí, el partido perdió la emotividad que le imprimieron ambos conjuntos al comienzo y apenas controlaban la pelota sin llevar peligro a los arcos rivales, hasta que River armó una buena jugada ofensiva que culminó en gol pero que Laverni anuló mal.

A los 38 se sacudió la modorra Independiente cuando Silvera remató tras una media vuelta, pero su disparo fue débil y Chichizola respondió sin problemas. A los 42 otra vez lo tuvo el Cuqui, de cabeza, y nuevamente tapó el uno millonario.

Sobre el cierre, con el tiempo cumplido, Patito armó una jugada bárbara por izquierda y envió un centro atrás que ni Defederico ni Fredes llegaron a conectar en una posición muy favorable. Así, los primeros 45 finalizaron en cero.

En el complemento la historia no cambió demasiado. Independiente no demostró nunca estar jugando el partido como la final que era y no fue en busca de un triunfo que era fundamental para no meterse en la lucha del descenso, y lo terminó pagando caro.

River controló a un Rojo al que no se le cayó una idea, pero que tuvo en los pies de Silvera el triunfo: Patito lo dejó solo solo frente a Chichizola, pero el delantero se apresuró en definir y la tiró afuera. Increíble.

Y cuando el partido moría, Tuzzio cabeceó para atrás, Matheu cubrió mal y la perdió ante Pavone, Hilario falló cuando salió y el ex Estudiantes definió con el arco a su merced. 1-0 y derrota dolorosísima de cara a lo que viene. Increíblemente, el promedio acecha a Independiente…

viernes, 25 de febrero de 2011

La paliza del Rey

http://www.infiernorojo.com/independiente/imagenes/2011/02/Pellerano.jpg

Tras un primer tiempo flojo, Independiente lo pasó por encima a Peñarol en el complemento y le ganó 3-0, por el Grupo 8 de la Copa Santander Libertadores. Facundo Parra, Cristian Pellerano y Andrés Silvera marcaron para el Rojo, que pese a contar con varios suplentes, en el segundo período jugó bárbaro. Así sí…

La copa, definitivamente, es otra cosa para Independiente. Con varios de los que el fin de semana pasado tuvieron una producción muy mala ante Argentinos, hoy el Rojo aplastó a un Peñarol aguerrido y comenzó con muy buen pie la Libertadores 2011.

Los primeros 45 minutos fueron deslucidos. Independiente tuvo un poco más la pelota que su rival y dispuso de un par de chances para abrir el marcador, pero careció de peso ofensivo y el tanteador se mantuvo en cero. Peñarol propuso poco y nada y apenas pisó el área del Rojo.

El equipo del Turco, con un Patito activo tirado a la izquierda y un Gracián participativo, comenzó dominando y monopolizando el balón, pero a medida que se iba acercando al área rival, se diluía. Parra salía muy lejos y, las pocas que recibía, las perdía, por lo que Carini, al igual que Hilario, sólo observaba.

Recién a los 18 llegó el Rojo con un centro de corner que Galeano no llegó a conectar cuando andaba dando vueltas por el área y a los 33, con un remate de Defederico tras sacarse a un hombre de encima que se fue por encima del arco, volvió a inquietar el conjunto local. Nada más.

Peñarol, con un planteo amarrete, no generó casi nada de fútbol, sólo se defendió (bien) y esperó que Pacheco y Olivera se la arreglaran con algún pelotazo. Y sobre el final el primero dispuso de un remate desde dentro del área que se fue muy por encima del travesaño. Pobreza absoluta los primeros 45 minutos.

El segundo tiempo fue totalmente otra historia. Independiente salió con otra actitud y lo avasalló al Carbonero de principio a fin. Y rápido se puso en ventaja: apenas a los dos minutos Facundo Parra culminó una gran jugada entre Tuzzio, Pellerano, Gracián y Patito, quien lo asistió de manera magistral.

A partir del gol se vio lo mejor de Independiente. Desde los pies de un encendidísimo Gracián, el Rojo lo metió a Peñarol contra su arco y no logró aumentar en ese momento por la mala fortuna: le sacaron un disparo al Tano sobre la línea, Parra definió displicente pero se la taparon y después, en contra, casi la mete un defensor manya.

Y a los 70 llegaría el merecido segundo gol: corner, Galeano que remata, rebote y desde afuera del área Pellerano, con un remate fortísimo, le rompió el arco a Fabián Carini para poner el tranquilizador 2-0. Y habría tiempo para más, porque Silvera, quien había ingresado y le habían sacado una sobre la línea, le puso cifras definitivas ajusticiando a Carini.

Jugando como lo hizo en el segundo tiempo, Independiente puede soñar con lo máximo. Hubo juego, actitud, contundencia… el Rojo copero le tiró toda la chapa encima a un pobrísimo Peñarol y despertó la ilusión. Ahora, a repetir el domingo ante River…

jueves, 3 de febrero de 2011

Donde hubo fuego…

Independiente vuelve a su gran amor: con una enorme actuación de Hilario Navarro, el equipo de Antonio Mohamed perdió 1-0 con Deportivo Quito y se metió en el Grupo 8 de la Copa Libertadores, donde competirá con Godoy Cruz, Peñarol y Liga de Quito. El Rey de Copas la pasó mal en la altura, pero lo bancó con un amor propio inmenso y se llevó todas las sonrisas.

Sufriendo hasta el último segundo. Así logró Independiente su pasaje a la siguiente fase de la Libertadores. El Turco armó un equipo para aguantar el partido muy atrás y Deportivo Quito lo aprovechó, generando muchísimas situaciones de riesgo, pero salvo en una, siempre se topó con el enorme Hilario. Así, el festejo se desató recién al final…

De arranque, el equipo local salió decidido y acelerado con la firme intención de acorralar a Independiente contra su propio arco. Y lo logró, pero a medias: casi nunca pudo en la primera mitad vulnerar el área roja, pero sí llegó mucho por medio de remates de media distancia.

Hilario le tapó fortísimos remates a Gustavo Rodas, Luis Perea y Maximiliano Bevacqua, además de que le sacó uno increíble sobre la raya a Carlos Paredes, quien absolutamente solo, dentro del área chica, definió mal y permitió la reacción del correntino.

El Rojo tuvo muy poco el balón y casi que no llegó en los primeros 45 minutos. Apenas una escapada de Nicolás Cabrera que terminó en un mal centro y una acción inmejorable que Andrés Silvera desperdició: mano a mano con Marcelo Elizaga, definió cruzado y el balón se fue besando el poste.

En el complemento, Deportivo Quito acentuó aún más su supremacía y, para colmo, consiguió un gol muy temprano: a los 11, Michael Jackson Quiñoñez, quien había ingresado segundos antes, disparó esquinado desde lejos e hizo estéril el vuelo del gran Hilario, que esta vez no llegó. 1-0 y preocupación.

Con el gol y el ingreso de Gonzalo Rovira, el local fue siempre peligroso y estuvo muy cerca de igualar la serie, pero chocó una y otra vez con Hilario, que le tapó un par de remates difíciles al ex SanLorenzo. Ojo, también erraron ellos: Saritama se lo perdió luego de un corner y Bevacqua con un cabezazo que se fue alto.

Independiente sólo asomó la cabeza unos minutos cuando ingresó Cristian Pellerano, quien le brindó quite y presencia al medio, dándole además más vuelo a Lucas Mareque. Y asustó recién a los 84 con una escapada de Patito que terminó con un remate que se fue muy cerca. Y nada más en ofensiva.

Quito fue y fue pero no pudo. El Rey de Copas resistió el ímpetu y todas las artimanias coperas que el rival puso en juego en el Atahualpa y se trajo una clasificación enorme para la zona de grupos de la Libertadores, el viejo y eterno amor del Diablo.

miércoles, 26 de enero de 2011

El debut soñado de Matías Defederico

Matías Defederico contó las sensaciones luego de su estreno oficial con la camiseta de Independiente y su primer gol. “El debut fue soñado. Lo soñé la noche anterior, hoy a la tarde en la siesta. Quería hacer un gol y por suerte se me dio”, dijo el delantero una vez terminado el partido.

El ex delantero de Huracán pudo debutar oficialmente con Independiente y marcar su primer gol, pero estuvo a punto de no participar del partido debido a una demora en la llegada del transfer. “Antes que empiece lo vi al Pato calentando, pensé que se había descompuesto algún compañero. Ahí me dijeron que el transfer todavía no había llegado y me asusté”, relató Defederico.

Acerca del trámite del partido y su actuación personal, destacó:No asegura el resultado, pero es una buena ventaja. Fuimos de menor a mayor y fue importante haber conseguido la diferencia. El primer tiempo me costó un poco meterme, un poco por la ansiedad y los nervios, es normal. En el segundo me sentí mejor y el gol sumó un poquito más”.

Por último, y nuevamente en relación al tanto que abrió el marcador a favor de Independiente, explicó las razones de su festejo: “Fue para mi abuelo que falleció. Siempre que hago un gol se lo dedico a el”.

Movimientos en el arco

Con Hilario Navarro como titular indiscutido, Fabián Assmann fue suplente ante Deportivo Quito ya que Antonio Mohamed les avisó que rotará entre ambos. Igualmente, cualquiera de los dos podría partir en cualquier momento.

En el primer partido de la temporada, el Turco sorprendió y dejó fuera del banco de los suplentes a Adrián Gabbarini, quien fuera figura del Rojo hasta hace no mucho tiempo. Después, se supo que el DT ya les había anticipado que ambos alternarán.

Sin embargo, hoy ambos tienen ofertas y es casi un hecho que uno de ellos partirá. Si bien River pidió condiciones por Gabba, parece que finalmente se arreglarán con los que tienen, aunque según le contó el representante del jugador a De la Cuna al Infierno, también hay una oferta del Corinthians, que pretende sumarlo a préstamo.

Según contó hoy Julio Comparada, también llegó un ofrecimiento hoy al club por Assmann desde Chile, aunque el jugador aún no lo sabe. “Mañana nos tenemos que juntar para analizarla“, dijo.

Golpe a golpe

Deportivo Quito apeló demasiado al juego brusco, apañado por el permisivo y pobre arbitraje del brasileño Heber Lopes, por lo que varios jugadores de Independiente se quedaron calientes y preocupados de cara a la vuelta.

“Lo hablamos en el vestuario después del partido, hubo algunas jugadas fuertes y se dejaron pasar. Allá va a ser más duro y más áspero que ayer, porque los árbitros suelen tirar un poco más para el local”, dijo Matías Defederico en diálogo con Tyc Sports.

Pese a lo que manifestó el ex Huracán, lo cierto es que ayer Lopes estuvo lejos de ser un juez localista y dejó a Deportivo Quito pegar demasiado. Es más, debió haber expulsado a Esterilla por la patada que sacó a Maxi Velázquez de partido y a Luis Checa por un planchazo a Eduardo Tuzzio.

En sintonía con lo que dijo Defederico, el capitán Carlos Matheu le expresó a LocoxelRojo:Abusaron del juego brusco y se tendrían que haber quedado con un jugador menos. Hubo muchas amarillas pero demasiados foules. Si hacen la estadística nosotros no llegamos a la cuarta parte de los foules que hicieron ellos”.

Bésame mucho

Independiente retomó su viejo romance con la Copa Libertadores de la mejor manera: venció 2-0 a Deportivo Quito en la ida del repechaje, con goles de Matías Defederico y Patricio Rodríguez, y quedó bien parado para la vuelta, que se disputará el próximo martes. La zona de grupos está más cerca…

El primer tiempo no fue bueno. El equipo ecuatoriano se plantó claramente en su campo y no mostró ninguna intención de jugar. El Rojo, en sus primeros minutos oficiales, estuvo impreciso, poco profundo, y no llegó casi nunca con peligro al arco defendido por Marcelo Elizaga.

El Rojo monopolizaba la tenencia del balón desde el inicio pero se iba diluyendo a medida que se acercaba al arco rival. Recién pudo llevar peligro sobre el cierre con una buena combinación ofensiva que remató Tuzzio al cuerpo de un defensor ecuatoriano y un disparo lejano de Defederico que se fue cerca.

En el complemento la historia fue totalmente distinta. Patito Rodríguez se encendió, el Rojo salió con todo y Deportivo Quito no pudo más que refugiarse en su área en los primeros 20 minutos. Y ahí el equipo de Antonio Mohamed consiguió la merecida ventaja…

A los 5, tras una guapeada de Mareque y un error defensivo del rival, Defederico definió dentro del área con el empeine de manera exquisita y puso al Rojo arriba. Al ratito, de pelota parada, Parra no llegó a definir en el área chica y detrás apareció Patito, quien sí la mandó al fondo del arco. En 25, Independiente sacaba ventaja de dos e iba por más.

Sobre el cierre, los quiteños comenzaron a salir un poco y lograron acercarse dos veces al arco de Hilario, hasta ahí espectador de lujo. En una respondió el correntino, en la otra salvó providencialmente sobre la línea Julián Velázquez.

Con más espacios atrás, Independiente bien pudo haber liquidado la serie, pero Facundo Parra dos veces y Silvera en una oportunidad, desperdiciaron chances inmejorables. Y al final, Patito armó un jugadón y otra vez el Chacarita no pudo concretarla.

Finalmente fue 2-0. Merecido y favorable para el Rojo, pero no definitivo.
La labor en el primer tiempo fue floja y en el complementó ilusionó, y ahora hay que pensar en la vuelta de la semana que viene, que seguramente será distinta en la altura de Quito. Buen arranque…

Uno x Uno vs. Deportivo Quito

Hilario Navarro: Sobrio. Lo exigieron dos veces y en ambas respondió de manera correcta.

Eduardo Tuzzio: Siguió con el alto nivel de la Sudamericana. Estuvo impasable y hasta subsanó errores ajenos. Un guerrero.

Carlos Matheu:
Tuvo algunas desatenciones y yerros que pudieron costar goles de la visita. No tuvo una gran noche.

Julián Velázquez:
Pasó pocos sobresaltos, aunque tuvo dos intervenciones providenciales: una ante Maxi Bevacqua cuando aparecía solo detrás y otra salvando sobre la raya. Cada día más afirmado.

Nicolás Cabrera: Incansable ida y vuelta por la derecha. Dejó un surco por su sector, se mostró siempre como opción y hasta se animó a encarar en algunas. Lo único flojo es que no estuvo preciso con los centros. Igual, más que aprobado.

Roberto Battión:
Tuvo un partido irregular. Por un lado estuvo impreciso y regaló varias pelotas, algo poco habitual en él, pero por otro aportó en el quite y, sobre todo, en la creación de juego. Es el termómetro del equipo.

Lucas Mareque: Arrancó como volante central y terminó de lateral. Siempre se brindó por el equipo y aportó con su constante ida y vuelta.

Maxi Velázquez: Se lesionó a los 17 del primer tiempo, cuando todavía no había hecho mucho.

Matías Defederico:
Arrancó con todo, quizás algo acelerado por las ganas del debut. Después se fue tranquilizando y las imprecisiones de los primeros minutos menguaron. Abrió el marcador con un exquisito remate de empeine y después habilitó en gran manera a Andrés Silvera. Prometedor debut.

Facundo Parra: Las banca todas. Es un delantero que tiene un espíritu envidiable que deja hasta la última gota de sudor en el campo de juego. Sin embargo, hoy estuvo impreciso en la definición: tuvo dos mano a mano y los desperdició.

Andrés Silvera: No fue la noche del Cuqui. Participó poco del juego y no pudo facturar en la única que tuvo. Poco del hombre de jerarquía que tiene el Rojo.

Patricio Rodríguez:
Entró por el lesionado Maxi y fue el mejor. Con su electrizante gambeta volvió loco a todo el fondo de Deportivo Quito y fue el autor del gol que sentenció la victoria. Este es el Pato que necesita el Rojo.

Cristian Pellerano: Entró para tener el balón y cumplió. Recuperó un par de balones y tocó con criterio.

Martín Gómez: Jugó pocos minutos.

martes, 25 de enero de 2011

¡Llegó el día!

http://www.infiernorojo.com/independiente/imagenes/2011/01/campeon.jpg

Después de varias semanas de abstinencia a nivel oficial, Independiente vuelve al ruedo este martes nada menos que en el terreno que más conoce: la Copa Libertadores de América. El Rey enfrentará en la fase de repechaje a Deportivo Quito, por el partido de ida, a partir de las 21.15 en el ELA.

La interminable espera se acabó y, por fin, el Rojo sale a la cancha nuevamente.
Desde aquel gris partido ante Huracán pasaron varios encuentros veraniegos también de poco brillo, pero por los puntos y en una copa, la historia es distinta y la mística vuelve a estar a flor de piel.

Después de varias pruebas, Antonio Mohamed se decidió en el medio, para reemplazar al lesionado Hernán Fredes, por Maximiliano Velázquez por la banda izquierda y Lucas Mareque acompañando a Roberto Battión en el centro. Más adelante, un poco por detrás de los puntas, hará su presentación oficial Matías Defederico.

Por el lado de Deportivo Quito, que estrena entrenador (el argentino Fabián Bustos), también se producirán varios debuts, tales los casos de Marcelo Elizaga, Michael Jackson Quiñonez y Maxi Bevacqua, quien será el únido delantero que pondrá en cancha la visita.

El Rojo necesita ganar y por un buen margen para ir tranquilo la próxima semana a la altura de Quito, donde finalmente se definirá la serie de repechaje. Vale recordar que la regla del gol del visitante estará en vigencia…

Probables formaciones:
Independiente: Hilario Navarro; Eduardo Tuzzio, Carlos Matheu, Julián Velázquez; Nicolás Cabrera, Roberto Battión, Lucas Mareque, Maximiliano Velázquez; Matías Defederico, Facundo Parra y Andrés Silvera. DT: Antonio Mohamed.

Deportivo Quito: Marcelo Elizaga; Pedro Esterilla, Luis Checa, Mariano Mina, Isaac Mina; Alex Bolaños, Segundo Alejandro Castillo, Juan Carlos Paredes, Luis Saritama; Michael Jackson Quiñónez; Maximiliano Bevacqua. DT: Fabián Bustos.

Arbitro: Héber Lopes (Bra.)
Estadio: Libertadores de América.
Hora: 21.15.